#AcogidaSíGuerraNo Un fragmento de “El faro de Dakar” (Renacimiento,2017)

Bienaventurados los que surcan la noche del laberinto             

y cantan bajo la espuma entre dos continentes.          

¡Ay de los que negocian en los circos del hambre

y levantan Centros de Internamiento!  

 

Bienaventuradas las mercenarias de la piel,       

prostituidas a empellones y vudú, sin pasaporte. 

¡Ay de los que trafican con las vidas ajenas       

y escupen desde las oficinas de la debilidad!

 

Bienaventurados los que corren bajo los resplandores,

cruzan trincheras, curan a los heridos y traen

una suerte de paz. Los que sueñan despiertos

 la piel de las palabras y las riegan del alba hasta el ocaso.  

¡Ay de los que perdieron lo mejor de la vida:

la inocencia, la alegría y el vínculo!

 

(Ángel Petisme. “El faro de Dakar”. Renacimiento, 2017)

#AcogidaSíGuerraNoRefugiados-Grecia-uno-1024x683

Sábado 24 recital en Madrid de “El faro de Dakar” Ángel Petisme. Librería Los editores. 12, 30 h.

cartel madrid

 
Leí con gusto creciente “El faro de Dakar” y me hizo ratificar lo cercano que me siento de tu palabra poética, tu experiencia vivida en África se trasvasa muy eficazmente al terreno del lenguaje. ¡Enhorabuena! José Manuel Caballero Bonald

Trabajo, intenso, desaforado, libre, imaginación en sobredosis… Y además, coherente y con “argumento” e itinerario “post-Pop”. ¡Olé ese talento de escritura de pase largo, lento, medido… como torean los maestros! Un faenón que merece dos orejas, rabo y pata negra.  Luis Eduardo Aute (julio 2016)
 
Creador indiferente a las bobadas poéticas y en general a las bobadas, Ángel Petisme avergüenza al mundo metiéndolo en un centenar de páginas impresas. Tampoco este poeta cronista se rinde al cansancio de sostener la belleza por encima del horror, y no para amortiguarlo, sino para humanizarlo, para hacerlo comprensible a quienes no estuvimos allí. Poesía más viva que la vida misma. Ainhoa Sáenz de Zaitegui. El Cultural
 
…tan emocionante, tan en la necesidad de la restitución moral de la esperanza, tan en la resistencia de eso que nombra hoy la otra verdad de los débiles como fundación ética de la poesía. Juan Carlos Mestre
 
 Poesía negra, poesía dura, pura vida en crudo. Seguiré, releeré: una gran y largo viaje al “desierto fértil” de tu corazón me espera. Enhorabuena. Tal vez tu más denso y definitivo libro. Ángel Guinda