RECUERDO DE LEOPOLDO MARÍA PANERO

A Panero le conocí cuando yo tenía 16 años. Formaba parte del equipo de redacción de “Narra”, una revista de jóvenes poetas aragoneses, y me fui a Madrid ,ni corto ni perezoso, a pedirle un par de poemas inéditos para la revista. Recuerdo que subí los peldaños de la calle Juanelo, en el Rastro madrileño, y me acojoné cuando vi que el piso donde me habían dicho que vivía el poeta, no tenía puerta.
Estaba tumbado en la cama mirando al techo. Le dije a lo que venía y lanzó al aire un paquete de folios: -Toma. Elige los que quieras.
Luego nos fuimos a La Bobia (un bar en la Latina), era domingo y estaba atestado de todas las tribus urbanas de la movida madrileña. Le compré un par de paquetes de tabaco y se bebió, a costa de mi maltrecha economía de hijo de campesinos, tres dic con cocacola en un santiamén.

Leopoldo me llamaba Cosme porque le había gustado mi primer libro “Cosmética y terror” de 1984. Adolfo Esdrújulo,editor canario de ambos en El ángel caído, me contaba de él.
La última vez que nos vimos fue en octubre de 2012, en Córdoba,en el festival Cosmopoética. Al entrar al comedor por primera vez me dijo: Yo a ti te conozco de la CNT. Le respondí con guasa: es que los mejores poetas somos anarquistas, Leopoldo,qué te voy a contar..

Luego en el autobús de regreso al hotel le recordé que yo era Cosme.Y hubo una sonrisa de complicidad y sorpresa por su parte. Había ternura todavía en esa soledad de sus demonios. Me preguntó si tenía algún libro mío y le regalé “La noche 351”. He buscado algunas fotos pero se me fue al carajo el disco duro del Mac y solo he encontrado éstas con el móvil de poca calidad.

Recuerdo el fogonazo en la mente cuando leí con 15 años aquellos primeros poemas de la antología “Nueve novísimos” y cómo después me conmovieron libros suyos como “Teoría , “Last River Together”o “Narciso en el acorde último de las flautas”. Uno de los mayores especialistas en Panero es Túa Blesa, que fue profe mío de Crítica literaria en la Universidad de Zaragoza. Creo que tengo por ahí dedicados por Leopoldo “Contra España y otros poemas no de amor” y algún otro.
Por encima del malditismo y el “enfant terrible” se nos ha ido un poeta inmenso.
“Sitting Bull ha muerto y no hay tambores
para hacerlo volver desde el reino de las sombras.”

con leopoldo,foto kepa murúa enfoque
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s