Una noche en Barcelona

Una velada memorable y hermosa en Barnasants. La diáspora aragonesa no me falló y allí estaban un montón de amigos pasando por la taquilla para apoyar la manutención del poeta cantante y la educación “pública y laica” (ayer era mi día, ¿no?) de su hija. Un camarero negro del Berlín, esquina Muntaner con Diagonal, mientras me tomaba un carajillo haciendo tiempo para el comienzo de la prueba, me recordó un principio vital: Debe de ser bonito trabajar en lo que más te gusta. Sí, pensé para mis adentros, es un sueño pero los hijos de puta de la noche y los bonos basura nos lo están convirtiendo en pesadilla. Sí, amigo, debe de ser bonito trabajar, le sonreí mientras me despedía…

Terminé la prueba de sonido y fui a registrarme al hotel con Jordi y Xevi que bajaron desde Vic y me acompañaron. Había un bar debajo del hotel y jugaba el Barça, así que sacrifiqué la soledad cuatro estrellas por la buena compañía, unas birras y buen fútbol. Y ya ganando el Barça 0-2 en la primera parte (mejor ni mentar al Zaragoza hasta que se vaya Agapito y el equipo renazca de sus cenizas en segunda) y con medio litro de Voll damm en la sangre me subí al escenario de Luz de Gas más feliz que una perdiz.

Bili se operó del menisco y no me pudo acompañar, así que dejé a Melbourne, mi Maton  australiana, en casa y me llevé dos guitarras más cómodas de transportar y tocar: Marieta,la Silent SG100 de Yamaha, la guitarra Ikea porque te la montas tú mismo, no pesa nada y tiene la calidez de nylon para algunos temas.Y a Sean Young,la Line6 variax 700, una guitarra replicante que tiene un montón de sonidos emulando buenas acústicas de Gibson,Martin, D´Angelico (suelo utilizar sólo dos sonidos en directo, ambos de 12 cuerdas: la Stella Auditorium de 1935 y la Guild F412 de 1973) y el mástil muy estrecho para forzar menos la muñeca con las cejillas, después de un atrapamiento del nervio cubital en un concierto en 2007 y mi  paso por el quirófano. Conozco a algunos músicos y ninguno ha quedado bien después de la cirugía.

Decía Wilde que la música es el arte que más se acerca a las lágrimas y los recuerdos. Además de eso vi luz y sonrisas en el patio. Disfruté mucho cantando temas como “Mar que no sabe ser mar”, “Julieta” o “Una vela en la oscuridad”, el tema dedicado a Félix. Quizás me pasé de monologuista chisporroteante, quizás alguien esperaba los temas de siempre. El que pretenda agradar a todo el mundo va de culo.

Petisme y las Arturettes. Dos amigos, el cantautor y documentalista Arturo Hortas y Arturo Mahiques de Chundarata, se subieron a cantar conmigo el “Canto a la libertad” de Labordeta.Me gusta cerrar los conciertos recordando al Abuelo.

Estas fotos me las manda Jordi Barrera y las hizo Xevi Cortacans, que tiene la librería de viajes Muntanya de Llibres.Muchas gracias a Carles y María de On tour,a Xavi,David y Edu del equipo técnico de Luz de Gas y en especial a todos los que acudisteis y me hicisteis sentir libre y feliz un par de horas.

Anuncios

2 thoughts on “Una noche en Barcelona

  1. Fue una de las noches más bonitos del año, de principio a fin. El rato contigo y Xevi mirando el Barça con las Voll Damm y las patatas no tuvo precio! Estas visitas tuyas a Barcelona son de lo mejor, hasta la próxima!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s