COMUNICADO DE PRENSA DE ÁNGEL PETISME

La Oficina Española de Patentes y Marcas resuelve a favor de Ángel Petisme en el asunto de la marca “Hijos del Cierzo” y acuerda la DENEGACIÓN TOTAL de la marca a la productora Olvelba Films.

Los hechos se remontan a finales de enero de 2009 cuando Ángel Petisme se enteró por un artículo en la prensa aragonesa de que el director de cine Jorge Nebra estaba rodando una película llamada “Hijos del Cierzo”. Ángel Petisme se puso en contacto telefónico con el director para hacerle saber que esa metáfora ya existía puesto que era una creación suya y estaba registrada en la Sociedad General de Autores en 1997 dentro de la canción Cierzo, que aparecía en un disco de título homónimo.

Esa misma mañana, y tras oír un mp3 de la canción, Jorge Nebra le escribió un correo a Ángel Petisme donde le mostraba su interés por la misma para cerrar su película y le indicaba que ya la había oído (bien en radios o bares). En este sentido, Ángel Petisme le insistió a Jorge Nebra que le cedía el título y la canción para su película de forma desinteresada y lo único que le pidió a cambio es que incluyesen en los créditos un agradecimiento por la expresión Hijos del cierzo. Nada más.

Transcurridos siete días de esa primera conversación entre Ángel Petisme y Jorge Nebra,  Olveba Films, la productora de la película, registró en la Oficina de Patentes y Marcas “Hijos del cierzo” a su nombre, tal como consta en el Boletín Oficial de la Propiedad Industrial.

El 20 de marzo Ángel Petisme envió a la productora un modelo de autorización  y cesión de la frase “Hijos del Cierzo”. Pocos días después recibió un correo de Jorge Nebra salpicado de insultos y agravios.

Ángel Petisme nunca ha pedido nada a cambio cuando ha cedido nombres como “Los Hijos del Cierzo” a la editorial Prames para su antología de narradores aragoneses, “El tranvía verde” para un programa de Aragón Radio, “Golpes de mar” para una novela de Antón Castro o “Aragonauta” para el boletín de internet de Chunta Aragonesista. Se le ha comunicado o solicitado autorización y jamás la ha denegado.

Ante este atropello a la dignidad y falta de respeto a la creatividad, Ángel Petisme –por primera vez en una trayectoria artística de más de 20 años- decidió poner el asunto en manos de un bufete privado de abogados.

Más de 300 personas, entre ellos profesionales y directores de medios de comunicación nacionales y aragoneses, gentes de la cultura, escritores, músicos, cineastas, políticos, profesores, fans , etc,  presentaron como testimonio una carta donde hacían constar que la expresión “Hijos del cierzo” era creación de Ángel Petisme e incidían en la notoriedad que la canción y dicha expresión tuvo en los años 1997-1998, gracias a la difusión del tema en medios de comunicación como Radio 3, Cadena Ser, TVE, Cadena Dial, M-80 Radio, TV3, TVE Aragón, Cadena Ser Aragón, Catalunya Radio, Radio Euskadi, etc.

Ángel Petisme jamás ha buscado polémicas o escándalos ni deseado más notoriedad que la producida por su trabajo como escritor y músico pero entiende que estos hechos necesitan transparencia para poner atajo a intoxicaciones que no se corresponden con la verdad. De haber querido perjudicar a la película o lucrarse hubiese esperado a su estreno para interponer una demanda y exigir la retirada inmediata de todas las copias o una indemnización.

Queda zanjado así un episodio que nunca se debería haber producido, dada la buena disposición en todo momento de Ángel Petisme a colaborar con el director de la película, y por el que ha tenido que hacer frente a unos gastos para defender algo que era suyo desde el primer momento. La verdad se ha impuesto una vez más, aunque la generosidad y cortesía le hayan salido muy caras a Petisme.