Mariano Gistaín sobre “Éxitos secretos” en El Periódico de Aragón

CONSUMÍSTICA

El reventón del otro día/noche en Paraíso Plaza fue tope preExpo. Ni siquiera hace falta la visita oficial en el bus lanzadera, basta con recorrer la autopista que bordea
la Expo, ya flipas. Ya está casi acabada. Uaaaaau. Fluvimente. La gente con bolsas cruzando la torrentera, los cuatro ríos en marcha, doce puentes. Pasarelas, trenes, metros, lagos de Penélope. Agua mineral por el grifo. Ana María Navales ha juntado en un libro sus grandes textos sobre mujeres escritoras, suicidas, presuicidas, atormentadas, felices, deslumbrantes, todas sufriendo el siglo de la emancipación, que aún no se ha acabado, quizá ni ha empezado. Es un libro estupendo: Mujeres de palabra (Sial).
Entre reventones, esto mejora a toda velocidad. James Brown Labordeta Amaral. Amaral ya ha(n) dicho lo mismo que los jueces: que compartir música no es delito. Ya no hay tiempo ni para sacar el tren eléctrico. En Belchite VIII había un trenecito dando vueltas cuando llegaron los primeros adictos, que cada año son distintos: cada mes se regenera el páncreas, que es de donde salen los poemas. Ángel Petisme está espléndido en su Éxitos secretos, creación extreme tracking a contramundo. Petisme es un galáctico del poema funk, y no ha hecho más que empezar.
Con sus reventones y sus contraFomentos, la cosa marcha. Daniel Neskens y su exuberante Familia, nominado para los Cálamos. Y. Para llevar en el bolsillo y regalar ocasionalmente, los aforismos de Remy de Gourmont, Pasos en la arena (editorialperiferica.com). Para pensar a tope mientras se espera el taxi, que está cenando en casa. Esperar al bus nonato atranviado con su panel de información en blanco. Lo que no puede ser es que el día de Nochebuena cierren los comercios. Y si cierran los grandes, mejor para los pequeños. Si estamos en plena consumística no tienen sentido estos retrocesos. Estamos o no estamos. Literatura Youtube, ya imaginada, retablos de cada casa, hay que volver a estudiar el cine mudo para sacarle todo el partido al sonido.

Y a los rótulos. La mística del consumo es no cerrar caprichosamente, este jueguito de los horarios decretados, el no saber, el tener que estudiar para comprar, esa logística retro es nostalgia del racionamiento y las cartillas. (Hasta los más reacios quieren vender (lo suyo)). Feliz Expo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s