Octubre 28, 2005

Otra entrevista sobre “Amor entre las cuerdas”.

Posted by petisme at 12:32 AM | Comments (0)

Octubre 27, 2005

Muy divertida, interesante y desenfadada la mesa redonda que mantuvimos ayer tarde en la SGAE de Madrid sobre Música y Poesía cuatro aragoneses: Carmen París, Ángel Guinda, María José Hernández y servidor.

Hoy estaré en directo en la recién estrenada radio autonómica aragonesa dentro del programa “La Rockola” de Joaquín Guzmán a las seis de la tarde. Se puede escuchar por internet.

Una entrevista de la semana pasada sobre “Amor entre las cuerdas”.

Posted by petisme at 02:41 PM | Comments (0)

Octubre 19, 2005

PROMOCIÓN ZARAGOZA

De entrevistas por Zaragoza hasta el viernes tarde que presentaremos “Amor entre las cuerdas” en la FNAC. Haremos una breve introducción, se proyectará videoclip y dvd con imágenes del concierto filmadas y montadas por la productora “Sin Tregua” y después me cantaré en acústico tres o cuatro canciones.

AGENDA PROMOCIÓN. ZARAGOZA

MIÉRCOLES 19

19, 30 h. RADIO ZARAGOZA. “Aragón” Pablo Carreras

20h. HERALDO DE ARAGÓN. Rebeca Cartagena

JUEVES 20

12 h. ARAGÓN MUSICAL. Sergio Falces

13, 15 h. ONDA CERO. José Antonio Alaya

17 h. TVE. FRANCISCO PORTILLO

18, 30. ARAGÓN RADIO. “La rockola” Joaquín Guzmán,
Ana Segura
Vicente Pallarés.

VIERNES 21

11 h. MONDO SONORO

12. RADIO ZARAGOZA.
Miguel Mena,
M-80 (Ana Esteban)
Radio Olé (Geraldine Hill)
Hola Zaragoza (David Marqueta).

Pendientes de cierre para jueves-viernes

COPE. Paco Doblas.
Zona de Obras. Pablo Ichaso
El Periódico de Aragón. Javier Losilla

Posted by petisme at 02:41 PM | Comments (0)

Octubre 17, 2005

LA ESTRELLA QUE ME DESLUMBRÓ

Sigo hasta arriba con distintos encargos literarios que me había comprometido a entregar hace tiempo. Y terminando de leer el guión de “Cromos“, el primer largometraje que está filmando José Ángel Delgado (realizador del videoclip de mi canción “El festín”) para componerle un tema. Además creo que me toca hacer un cameo de actor.
Este texto es para el libro colectivo “La estrella que me deslumbró” de Unaluna Ediciones.

EVA AL DESNUDO

Dicen las malas lenguas que el corazón de los hombres es polígamo por naturaleza. Hay muchas hembras en mi almario de mitologías y mi linterna mágica de pieles de celuloide que merecerían el sobrenombre de ”el cuerpo” o “el animal más bello de la creación” pero Eva Mendes no tiene nada que envidiar de la belleza montaraz e incendiaria de Raquel Welch ni Ava Gardner.

Cuando contemplé por primera vez sus blancos, nacarados e insaciables colmillos de tejana de origen cubano y sus ojos negros perturbadores en “Training Day” en el papel de novia salvadoreña de Denzel Washington, con un desnudo integral, – rompiendo el puritanismo pacato de los estadounidenses- y después en el thriller “Out of time” supe que Eva respiraba como una amapola cortada y que sería un pecado poco original no mordisquear mil y una noches su manzana y su cosmética nocturna.

Eva tiene una boca de buzón infinito que dan ganas de hacerse funcionario de correos para abrirla cada día por dentro con una llave de saliva y recoger sus postales sin sello al paraíso. Si hiciesen en Hollywood un remake de “El cartero de Neruda” tendrían que contratarla en vez de a la Cucinotta.
Eva tiene el rumbón de la calle siete en sus caderas, el delirio de lo oculto, su risa huele a cabaret de La Habana en los años 50.

Los labios de Eva son puntos de no retorno, un horizonte de sucesos carnosos. En la teoría de los agujeros negros ninguna partícula ni siquiera de luz puede escapar a su atracción. Cuando beso a una mujer pienso en Eva y en los bombones Mon cherie.
Un tantra que corre por internet, de esos que recibimos a diario, dice que debes desconfiar de aquel que te besa con los ojos abiertos pero Eva tiene celos del aire y te coloca dulcemente alfileres en las pestañas. ¿Cómo cerrar los ojos, cómo abandonarse al tiempo del ensueño cuando una afrodita equina e increíble como la Mendes resopla con sus belfos en tus narices y está a punto de cocearte el alma?
Eva sonríe y el lunar de nacimiento de su pómulo izquierdo se trueca en un pezón astral y apetitoso. El ombligo de Eva tiene siete escaleras. Y una sola hacia el cielo. Por eso se lo cubre en las fotografías. Cuando me zambullí en él un 11-M supe que Eva era la tormenta perfecta. Huele a aparejos y piratería. El nudo de su ombligo es una perla negra.

Todas las mujeres hermosas se pueden leer en Eva Mendes. Esa mezcla de rasgos exuberantes y pronunciados (rostro anguloso, nariz fuerte, mentón estrecho) y suavidad en los labios llenos y las curvas clásicas recuerda a esas divas ventosas de “la dolce vita” y el cine italiano de los años 50 y 60. Eva quema la pantalla con la vivacidad y la voluptuosidad de Sophia Loren o Gina Lollobrigida.

He caminado en sueños con Eva de la mano en un tarde lluviosa de Nueva York con su traje de tweed y su melena recogida bajo el sombrero. Eva subida en una vespa en una campaña de Revlon, Eva de rojo con un escote vertiginoso hasta el ombligo, Eva en braguitas tumbada sobre un piano blanco, Eva apoyada en un altar leyendo la prensa con sandalias atadas a las pantorrillas.

Todas las mujeres hermosas se leen en Eva Mendes. Gélida y elegante como la Deneuve de “Belle de Jour”, “La sirena del Mississippi” o “Indochina”; olorosa y madura como la romana Anna Galiena en “El marido de la peluquera” o “La viuda del capitán Estrada”; ingenua y pícara como Stefania Sandrelli, generosa de curvas, adobadita, con pechos para lactantes con barba en “La llave secreta” o “Io la conoscevo bene”. ¡Y cómo olvidar los muslos torneados y rotundos con medias color carne y el liguero de Laura Antonelli en “Malizia”!

El corazón alcanza la temperatura del sol cuando pienso en mis actrices italianas y en las tardes del ferragosto de mi tardoadolescencia soñando en la oscuridad de los cines de Milán. Desde la diva del cine mudo Francesca Bertini a Giovanna Mezzogiorno, pasando por Pina Menichelli, Lyda Borelli, Luisa Ferida, Doris Duranti, Assia Noris, Clara Calamai, Yvonne Sanson, Gina Lollobrigida, Sophia Loren, Lea Massari, Monica Vitti, Margherita Buy hasta llegar a Ornella Muti, Francesca Neri, Monica Bellucci…

El deslumbramiento, la embriaguez de golpe, el atropello de la belleza más cruel se llaman Ava Gardner en “Venus era mujer” y “La condesa descalza” (¡ah María Vargas bailando junto al fuego y los carromatos, quién fuera el conde Vicenzo para esculpirte de caricias y cubrirte de felicidad!). ¿Y qué decir del regreso de Ava en “La noche de la iguana” con sus cuarenta y tantos tocando las maracas, subiendo de la playa con sus dos mulatones?

¿A qué saben los fresones desde que vimos “Nueve semanas y media”, quién derrite los icebergs del Ártico y despierta sueños de huracán sino la piel de Kim Basinger, esa chica lunática de Athens, ganadora de concursos de belleza, que perdía los papeles con una copa de champán en “Cita a ciegas”? La vida del siglo XXI aún conserva su swing gracias a James Ellroy y a esa prostituta vestida de blanco que encarna la Basinger en “L.A. Confidential”.

El flequillo de Rachael, la Nexus 6, la replicante con sentimientos de “Blade Runner”, el lápiz de labios sobre su comisura superior dibujando la m de una muñeca de porcelana preguntándole a Deckard si sus recuerdos son implantes, si las fotos de niña que tiene sobre el piano son trucos de ordenador, toda esa sofisticada y turbadora delicadeza es Sean Young en el film de Ridley Scott. Si no he visto “Blade Runner” treinta veces no la he visto ninguna.

El sueño más dulce y real, el deseo más intenso de vivir, la sed de amor sin espejismos, el cuerpo que se imanta con pensarla, la sonrisa de un tiempo antiguo se llaman Monica Bellucci personificando a la mujer del Drácula de Coppola o a Valeria, la profesora de esgrima de “A los que aman” de Isabel Coixet.

Los ojos brunos de la Cuccinotta en “Il postino” poseen “la luz con tiempo dentro” de la que hablaba nuestro poeta de Moguer. El mismísimo Borges recuperaría la visión frente a los senos incandescentes, como pájaros que gritan a medianoche, de esta Venus de las Pizzerías. Maria Grazia es un viaje de amor en “Cachitos picantes” de Alfonso Arau.

En el elenco de esta última película figura otra de mis ensoñaciones más queridas: Sharon Stone. La Miss Pennsylvania con coeficiente intelectual 154. Superdotada por dentro y por fuera, Sharon, aunque breve, no pudo tener mejor debut cinematográfico. En 1980 aparece en una escena dentro de un tren en “Recuerdos” de Woody Allen. Desde 1992 los extraterrestres se masturban con un segundo de su pubis entrevisto cuando cruza las piernas en “Instinto básico”. Llevo clavado ese punzón de hielo en la médula espinal.

Ahora ya sé por qué Eva Mendes flambea mi corazón y me pone los huesos de punta. Es rediviva y reencarnada, treinta y cuatro años menos, la Raquel Welch de ”Viaje alucinante” y “Hace un millón de años” y también se parece a Cindy Crawford y un poquito a Jennifer López.

Si volviese a nacer sólo le pediría un deseo al dios tonto del siglo XXI: ser por unas horas Steven Tyler, el cantante de Aerosmith. El orgullo de haber engendrado a la reina de los Elfos, el placer de besar tras susurrarle un cuento a esa “belleza robada” que es Liv Tyler, unido a la dicha de tener como protagonista en tu videoclip a Eva Mendes, me bastarían para vivir sesenta o setenta años más intensamente recordando esos instantes de felicidad.
O pensándolo mejor sólo me pediría como en el “Viaje alucinante” de Richard Fleisher ser miniaturizado (¿qué hombre no ha tenido esta fantasía?) e internarme en un submarino en el cuerpo de Eva, en los flujos de Eva, para vivir mil singladuras navegando en su córtex, en sus vísceras y pantanos de amor, disolverme en los labios de su alma para la eternidad…
ANGEL PETISME

Posted by petisme at 11:39 AM | Comments (0)

Octubre 01, 2005

“AMOR ENTRE LAS CUERDAS”

“Amor entre las cuerdas” es la nueva aventura musical de Ángel Petisme y su noveno trabajo discográfico. Acompañado por cinco músicos jóvenes de la Orquesta Sinfónica de Madrid (cuarteto de cuerda más percusión) incluye 18 canciones de amor, sexo y pasiones nocturnas hirientes de luz. 11 temas completamente nuevos, 5 revisitados de discos anteriores y 2 versiones: una cantada en italiano de su admirado Vinicio Capossela y el clásico mejicano “La llorona”, llena de encanto y misterio, grabados en Zaragoza en un concierto en directo que realizó el año pasado. En “Amor entre las cuerdas” se nos retrata el Petisme más auténtico, el poeta salvaje que se despoja de estereotipos de cantautor al uso, activista social y nos descubre la esencia de uno de los compositores más brillantes y raros de la escena musical española.

Finalmente la edición que ya puedes conseguir en Aragón y en exclusiva con la revista Qriterio contendrá la misma cantidad de temas que la tirada a nivel nacional y el mismo diseño. La diferencia importante es que a las tiendas no llegará hasta dentro de unas semanas.

Cómo puedes conseguir ‘Amor entre las cuerdas’ ya mismo:

– Si estás suscrito a QRITERIO, lo recibirás completamente gratis en tu domicilio.
-También lo recibirás de forma gratuita si rellenas el boletín de suscripción a QRITERIO por un año.
-Si eres comprador de la revista, recorta el cupón que se adjunta en ella y envíalo a QRITERIO ARAGONÉS, calle Bilbao 13, 1º izda, 50004 Zaragoza. Recibirás el disco contrareembolso en tu domicilio en el plazo de diez días por el simbólico precio de 3 euros.

Posted by petisme at 01:22 PM | Comments (0)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s