MECÁNICA CELESTIAL

Parece que el Vaticano reconoce la existencia de vida extraterrestre,
que no estamos solos, que el Cosmos es tan inabarcable
que pecaríamos de soberbia
al creer que somos los únicos que juegan al parchís en el espacio.
Lo que escribió Paul Eluard,
que hay otros mundos pero están en éste
y El Corte Inglés se encargó de perfumar,
también lo confirmó el Papa no hace mucho:
El infierno está aquí.

No ha escrito Juan Pablo II una encíclica ni una bula al respecto,
pero sospecho, con lo chiripitifláutico y Capitán Tan que nos salió,
que ya está pensando en hacerse una gira
por las chimbambas del Universo
para venderle la globalización y el Evangelio de la cocacola
a todo lo que se mueva, lleve antenas o sombrero de lagarterana,
en la Atmósfera Cero…

El Opus Dei cubrirá la operación astronáutica.
La nave tendrá el diseño de copón bendito
y es evidente que Tom Hanks, Clint Eastwood y Stallone,
ataviados de púrpura y birrete para este viaje pastoral,
van a repartir una somanta de hostias.
Otro gran paso para la humanidad.

Anuncios